27 octubre 2014
Comentarios 0
27 octubre 2014, Comentarios 0

El sistema de condensación central es un nuevo concepto de ahorro energético sin inversiones iniciales y de gestión de la condensación flotante en instalaciones nuevas y existentes.

Es un sistema de ahorro de energía en refrigeración específico para instalaciones frigoríficas que funcionan con los refrigerantes R-404A o R-507A. Puede adaptarse a instalaciones individuales pero donde se manifiesta en sus mejores condiciones es en instalaciones dotadas de centrales frigoríficas, ya que en éste caso el sobrecoste requerido para implantar el sistema en una nueva instalación es prácticamente nulo.

Consiste principalmente en la aplicación de la condensación flotante compatible con las válvulas de expansión termostáticas (evidentemente también es posible con las válvulas electrónicas) mediante un depurado algoritmo que controla la consigna de condensación al menor valor posible en cada instante en función de:
— Temperatura exterior.
— Temperatura de evaporación.
— Nº de etapas/compresores en marcha.
— Diseño del condensador.

Por tanto, genera el mayor ahorro posible en cada momento en función de las condiciones de funcionamiento de la instalación.

El algoritmo reside en un controlador específico basado en tecnología PLC, que se instala en el cuadro eléctrico de control de la instalación y gestiona el funcionamiento de los compresores y condensador de la instalación frigorífica.
El ahorro energético anual obtenido por el sistema es muy importante, entre un 20 y 30%, su cuantía exacta depende de la climatología de la ciudad donde se aplica y se obtiene tanto en instalaciones nuevas como en existentes.
Consulte su caso concreto a CJR.

Las principales ventajas son:
1. NO implica ninguna modificación en el diseño de la central frigorífica,
ni en los servicios (cámaras y/o muebles frigoríficos).
2. Menor consumo de energía.
3. Menor impacto sobre el medio ambiente.
4. Utilizable con las instalaciones existentes sin modificación ni
añadidos.
5. Menor desgaste mecánico de los compresores (menos horas
funcionando).
6. Mayor potencia frigorífica de la instalación.
7. Menor probabilidad de fugas (menor presión en alta).
8. No necesita formación específica de los mantenedores.
9. Menor nivel sonoro de los compresores.
10. Mayor duración de la instalación.
11. Amortización inmediata.

Para aplicar el sistema a sus nuevas instalaciones frigoríficas sólo tiene que contantar con CJR, que gestionará el pedido del cuadro eléctrico con el control específico y Ud. ya podrá disfrutar de este sistema de ahorro energético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *